La Nube Casa Cultural

artes vivas, artes plásticas y otros sentipensares 

DRAG: Una estética sin fronteras

DRAG: Una estética sin fronteras

Arte, actitud y libertad son elementos fundamentales del drag, recurso dramático que suma cada vez más seguidores alrededor del mundo y que, en nuestros días, se ha convertido en una de las principales y más llamativas formas de expresión de la diversidad de género.

RuPaul, ícono drag-queen y presentador de TV.

Se denomina ‘drag’ a cualquier persona -sin importar su identidad de género- que practica el cross-dressing o transformismo, es decir, que utiliza indumentaria y maquillaje para adoptar características que convencionalmente se le asignan al género opuesto, para interpretar un papel en un espectáculo escénico que generalmente conjuga elementos del teatro, la danza y el performance.

La forma más popular de este personaje es la drag-queen, que consiste en simular una apariencia y carácter socialmente considerados ‘femeninos’, llevándolos al extremo de lo fantástico con vestidos despampanantes y peinados voluminosos. En un principio, la intención del drag-queen fue satirizar, a través de la exageración y la caricatura, los estereotipos de la feminidad y las nociones tradicionalistas de los roles de género. Otra manifestación de este personaje es el drag-king, que asume y exagera las características que se asocian con lo ‘masculino’.

Aunque el transformismo está presente en el teatro desde mucho antes -desde la Grecia Antigua, en varias civilizaciones europeas las mujeres no podían actuar y los personajes femeninos eran interpretados por hombres-, se considera que el antecedente más relevante del drag fue la Reina de la Noche, personaje de la ópera de Mozart ‘La Flauta Mágica’, estrenada en el siglo XVIII.

El transformismo fue muy común en el teatro isabelino, puesto que estaba prohibido que las mujeres actuaran. Las obras de Shakespeare, por ejemplo, se presentaron únicamente con actores masculinos.

El drag surgió como elemento en el arte dramático en Reino Unido, en el siglo XIX, como un medio cómico para representar los comportamientos sociales, la aristocracia, la etiqueta social, la organización política y las percepciones binarias del género. Con gran acogida en el teatro de variedades, se presentaba habitualmente en obras de formato burlesque y pantomima, que ridiculizaban los convencionalismos de la época. En Norteamérica, luego de la Guerra de Secesión (1865), el drag se volvió un recurso común en los espectáculos de vaudeville.

Luego de la decadencia del teatro de variedades con la llegada del televisor, el drag recuperó su fama en 1930 en el cabaré estilo americano. Para mediados del siglo pasado, los drag shows se volvieron parte del entretenimiento en la cultura gay, que anticipaba los primeros brotes de la revolución sexual. Con la conformación del movimiento LGBTQ+, el drag se tornó una forma de expresión habitual como crítica y cuestionamiento para desdibujar los límites del género.

Conservando sus elementos histriónicos, actualmente al drag se suman el canto, el baile y el lip-sync, lo que ha derivado en concursos y batallas de drag de prestigio internacional. Entre los íconos de esta cultura destaca el norteamericano RuPaul, drag-queen y creador del reality show ‘RuPaul’s Drag Race’ (‘Carrera de drags’), que catapultó a la fama a decenas de drags que triunfaron en la moda, como Aquaria, Valentina, Violet Chachki, Detox y Miss Fame.

https://www.instagram.com/p/CAdQNjdjs8G/?utm_source=ig_web_copy_link
Estrenada en 2009, ‘Carrera de drags’ recibió premios Primetime Emmy en 2016, 2017, 2018 y 2019. Hoy tiene una versión estadounidense y otra británica, y se está planeando su estreno en Australia.

En Ecuador, varios colectivos de drag luchan por romper los prejuicios sociales y reafirmar su libertad para expresarse por medio del arte, en una campaña atravesada por el activismo y la conciencia política. Entre las drag-queens ecuatorianas con mayor trayectoria destaca Sarahí Bassó, fundadora de Dionisios Arte-Cultura-Identidad.

En la nueva generación, el grupo quiteño Haus Of FreeSoul promueve el crecimiento de la comunidad drag y el intercambio cultural mediante la organización de encuentros con representantes del drag de distintas provincias del país e invitados internacionales de prestigio. Con sede en La Nube Casa Cultural, el equipo liderado por Larry Cai FreeSoul brinda talleres para quienes se atreven a romper los esquemas a través de este arte, que celebra la belleza, el valor y la libertad.

Por Abril Altamirano


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.